Relatos

Prematuro

Aunque ha tardado en hacerlo, ahora mi hijo me mira fijamente mientras mama, reflejando mi imagen en sus ojos y viéndose reflejado en los míos. A veces incluso me sonríe y yo le devuelvo la sonrisa mientras su padre nos observa embelesado.